miércoles, 26 de julio de 2017

¿Quieres desarrollar masa muscular? Necesitas más que proteína


                                      Ingresa aquí para recibir información especializada

La proteína es importante para desarrollar la masa muscular, pero otros nutrientes también juegan un papel importante.  

miércoles, 5 de julio de 2017

¿De qué manera afecta el procesado de alimentos al valor nutricional?


                                                     Precesado de alimentos - Nutrición

Los consumidores europeos quieren productos alimenticios que sean nutritivos, seguros, asequibles, y sostenibles desde el punto de vista medioambiental. Este artículo ofrece una visión general del procesado de alimentos, su evolución, las tendencias de los consumidores y los esfuerzos del sector alimentario para cumplir las necesidades y los deseos de los consumidores de la UE, centrándose en la nutrición.

De la materia prima a los alimentos 

Si bien algunos alimentos se pueden comer crudos (como prácticamente todas las frutas y algunas hortalizas), la mayoría de ellos se tienen que procesar de alguna manera para garantizar su seguridad y digestibilidad, así como para mejorar el color, el sabor o la textura, a fin de satisfacer las expectativas de los consumidores. La definición más básica de procesado de alimentos es “todas aquellas operaciones mediante las cuales los alimentos crudos pasan a ser adecuados para su consumo, preparación o almacenamiento”. De acuerdo con esta definición, se pueden considerar formas de procesado acciones como lavar, pelar, rebanar, exprimir y eliminar partes no comestibles. La legislación define “procesado de alimentos” como aquellos procesos que transforman sustancialmente el producto inicial, entre ellos, el calentamiento, el ahumado, el curado, la maduración, el secado, el marinado, la extracción y el extrusionado1

¿De qué manera afecta el procesado de alimentos al valor nutricional? 

Procedimientos sencillos como lavar, cortar y empaquetar hortalizas frescas no repercuten demasiado en el valor nutricional de los alimentos. Acciones como calentar y hervir pueden reducir el contenido de vitaminas (especialmente en el caso de las vitaminas hidrosolubles como la vitamina C; por ejemplo, puede perderse hasta el 40% de vitamina C al hervir patatas peladas2), con variaciones según el tiempo y la temperatura de cocción. El proceso de escaldar o hervir hortalizas durante unos minutos, seguido de la congelación, el secado o el enlatado, conserva las vitaminas y los minerales. Los granos refinados como la pasta blanca, el arroz y el pan, contienen cantidades menores de fibra, vitaminas y minerales que sus versiones integrales, a no ser que se añadan después de molerse (mediante el proceso de enriquecimiento). En otros casos, el procesado puede liberar nutrientes y conseguir que nuestro cuerpo los asimile mejor. Por ejemplo, la niacina (vitamina B3) del maíz no está disponible nutricionalmente a no ser que el maíz se haya remojado y cocinado en agua de cal (una solución alcalina de hidróxido de calcio en agua).